Perros Labrador Retriever

Por que un Golden Retriever?

Los perros son para darnos compañía, para ayudarnos bajo algunas condiciones de discapacidad, para rescatar humanos en desastres naturales, para darnos protección, para divertirnos y hasta para atraer niñas lindas en un parque, son los seres más especiales y además creados para entregar lealtad eterna; hay una raza que tiene todas las anteriores virtudes anteriormente mencionadas y es el Golden retriever, uno de los perros más inteligentes, son usualmente destacados en campeonatos de retos, obstáculos, cacería, frisby, salto y más, son parecidos a los pastores que también son muy hábiles, pero el golden retriever es más amigable, más tolerante, más familiar y un poco más obediente por naturaleza, es un perro perfecto para cualquier familia, aprenden desde muy jóvenes las conductas básicas que buscamos los humanos, como saber dónde hacer sus necesidades y ordenes de atención para mejorar la convivencia, tu perro entenderá con facilidad que está bien y que está mal; lo importante es dedicarle el tiempo para sacarlo a jugar y correr mínimo 3 horas todos los días, recuerda que es indispensable para esta raza quemar su energía que parece infinita y más aún si vives en un apartamento o una casa.

Como dar la orden

Si lo crías desde muy cachorro disfrutarás de su ternura durante los dos primeros meses, ya que durante el primer mes ellos solo comen y duermen, luego empiezan a desarrollar sus sentidos y muerden todo, juegan, son muy curiosos y muestran su personalidad, es ahí el momento en que se les enseña cuál es su lugar para hacer sus excreciones, para mejorar la comunicación háblales  siempre con una sola palabra puntual de acuerdo con lo que quieres enseñarles, en este caso los llamaras a hacer “pipí”, “chichí” “popó”, “caca”, en un lugar con material absorbente, como por ejemplo montones de hojas de periódico, llámalos con la palabra escogida a los cinco o diez minutos después de comer y llama su atención con alguna golosina o juguete; cuando los cachorros atiendan y obedezcan, repites insistente la palabra y simultaneo le muestras la superficie, así ellos sean inquietos, dispersos y pareciera que no ponen cuidado, no te preocupes que para eso es la repetición y momentáneamente van a entender que siempre deben ir a hacer sus necesidades en aquel lugar mientras son un poquito más grandes para sacarlos al parque.

Juega con ellos

Los labradores retriever son muy tiernos y juguetones, por lo que puedes aprovechar si tienes hijos para que se desconecten un poco de la pantalla y salgan a jugar al parque con tu perro, ellos disfrutan de un balón o pelotita que resista la mordida o con un frisby que los hará correr y saltar, otro buen plan es llevar a tu perro al rio, a la playa o al lago, tanto los perros como los niños exigen actividades que los ejercite y los divierta.

Con un firme “NO” le haces saber qué está mal, le muestras lo que ha hecho mal y cuando obedezca, merece una golosina que puede ser cualquiera que no sea derivado de la leche como por ejemplo los chocolates.

Al cumplir los 4 meses ya lo puedes sacar a la calle con su collar, dale un paseo, haz que corra y juegue y aprovecha para que haga sus necesidades, recuerda que necesita salir varias veces al día, mínimo 2 veces ya que su metabolismo es más acelerado y si no lo sacas varias veces lo más seguro es que tengas que recoger sus desechos en diferentes lugares dentro de tu casa.

Enséñales buenos modales

Es muy bueno que le enseñes buenos modales para alimentarse, como por ejemplo controlar su ansiedad por comer; es mejor si cuadras algunos horarios para comer, si es cachorro aliméntalos tres o cuatro veces al día y cuando es adulto bájale a 2 raciones por día y si tu perro ya come concentrado acostúmbralo a esperar para comer después de que le has servido en su plato; generalmente ellos se lanzan a comer antes que uno termine de servirles, entonces lo que tienes que haces es imponer una palabra y una señal, puede ser por ejemplo “espera” o “stop” acompañado de mostrarle tu mano abierta, cuando le sirvas, acentúas la palabra y si tu perrito se lanza a comer levanta el plato y espera unos segundos hasta que se calme o se siente, vuelves a bajar el plato y le sirves, si de nuevo se lanza, pues de nuevo súbele el plato, recuerda que con ellos el entrenamiento depende de la constancia en la repetición, entonces cuando tu perro entienda y te permita servirle la comida mientras el espera, hay si le dices que puede comer, también con señal.

Siempre utiliza las mismas palabras y las mismas señales, si las cambias o permites que otra persona le hable diferente, crearas confusión, evita los sermones y regaños o hablarle con un conjunto de palabras como si nos entendieran todo, como por ejemplo ¨ahí! ya se hizo popó este perro, yo le dije a usted que acá no, cochino, sucio, desobediente, para eso está el periódico o espere a que yo lo saque, eso no se hace, puerco……etc.”

Es muy común hablarles como si fueran humanos, ellos logran entender a causa de la repetición y el análisis que hacen al ver nuestros gestos, nuestra expresión corporal y el volumen del sonido de nuestras palabras, así identifican si estamos felices o furiosos o los estamos felicitando o regañando, lo mejor es usar palabras puntuales y cortas, como “weit”, “quiet”, “cam” o “vamos”, “abajo”, ”daum” o “sit”, “arriba” o  “ap”,  ”gou¨ o ¨ corre¨ o “ACÁ¨ acompañado de señal, “AFUERA¨ acompañado de seña, “stop¨ acompañado de seña” y si lo regañas frunce el ceño y si lo felicitas abre bien la boca, también los ojos y has la voz un poco más aguda con caricias, así se sentirá feliz por lo que acaba de hacer, son códigos que harán más agradable la convivencia para toda la vida.

Es importante que tengas paciencia, como cuando uno enseña a un niño de dos o tres años, son distraídos, inquietos, juguetones, necios, curiosos, a veces dispersos, sociables, es normal, mientras van mejoran su comunicación y poco a poco sabrás cómo llegarle.

Deja un Comentario